Menu

Cart

Content

Breadcrumb

Las micropartículas: La mayor causa de muerte en el mundo

  • Los problemas relacionados con el aire interior aumentan constantemente:

    Cada vez existe una mayor concienciación y conocimiento sobre la baja calidad del aire interior y sus alarmantes efectos sobre la salud.

    Cientos de estudios sobre salud pública relacionan los aumentos de contaminación por partículas finas con un empeoramiento de la función pulmonar, mayor uso de medicación contra el asma y tasas más elevadas de absentismo escolar, visitas a urgencias, admisión en hospitales, e incluso decenas de miles de muertes prematuras cada año.

    La contaminación por partículas finas es especialmente peligrosa para los niños, las personas mayores y las que padecen enfermedades respiratorias o cardiovasculares tales como asma, EPOC o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, arteriopatía coronaria e insuficiencia cardiaca congestiva. Sólo en Estados Unidos hay 20 millones de personas con asma y 50 millones que sufren alguna alergia.

    En los últimos años, la evidencia científica ha venido indicando que es el aire interior lo que supone la mayor amenaza para la salud, ya que está mucho más contaminado que el aire exterior, incluso en las ciudades con mayor polución. Dado que se estima que el 90% del tiempo lo pasamos en interiores, el riesgo para la salud puede ser grave.

    La OMS, en colaboración con el European Respiratory Society Congress (ERS) de Estocolmo de 2007, publicó un informe en el que se constataba que mil millones de personas en el mundo sufrían actualmente de dolencias pulmonares, y que, para 2020, ésta sería la primera causa de mortalidad en el mundo. Esto es aplicable a las infecciones pulmonares tales como la tuberculosis, el cáncer de pulmón y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), además de a otras enfermedades respiratorias como el asma y otras que conllevan una regulación deficiente de la respiración, como la apnea del sueño o la muerte súbita del lactante. Mientras la incidencia de muchas enfermedades graves va en descenso, las enfermedades pulmonares aumentan.
  • Se trata de micropartículas

    Las micropartículas, de tamaño inferior a 2,5 micras (PM2.5) o incluso 1 micra, las inhalamos de manera más o menos profunda en nuestros pulmones, y entran en nuestro flujo sanguíneo trayendo consigo otras sustancias a nuestro organismo. En la actualidad, esto se considera la primera causa de enfermedades cardiovasculares, así como de varios tipos de cáncer.
    Un gran número de enfermedades pulmonares son provocadas por las mismas micropartículas. En los últimos años se ha demostrado que las reacciones alérgicas y asmáticas son de 10 a 100 veces más agresivas en combinación con la inhalación de micropartículas de hollín, provenientes en su mayoría de la combustión de combustibles fósiles, que es la mayoría de partículas en el aire hoy en día (ver reportaje adjunto). Y no tiene que ser una acción simultánea.

    Las partículas finas, ultrafinas y las nanopartículas son la causa de casi todos los problemas de salud provocados por las partículas del aire, según evidencias científicas de los últimos años. Ni siquiera las organizaciones que se ocupan de las alergias son realmente conscientes de este hecho y, por ejemplo, consideran el polen y las esporas de moho las principales causantes de alergias, lo cual es verdadero y falso al mismo tiempo. Limpiar el polen del aire es como intentar succionar balones de baloncesto con una aspiradora. El polen se compone de partículas enormes que se liberan cuando el polen se deshace en partículas ultrafinas que contienen en su mayoría alérgenos, como proteínas y albúminas.

    Los problemas de salud relacionados con el moho no son provocados por esporas de moho de gran tamaño. Durante los últimos 4-5 años se ha comprobado que distintos tipos de moho generan continuamente grandes cantidades de partículas ultrafinas con microtoxinas, que están entre los venenos más potentes de la naturaleza. Ésta es la principal causa de enfermedades causadas por el moho.
    Así, estas micropartículas, que están por todas partes en un gran número y que flotan durante largos periodos de tiempo en el ambiente, son la causa probada de la mayoría de  problemas de salud, e incluso aún más si se combinan con los diferentes alérgenos. Reducir la concentración de tales micropartículas en el aire tiene un efecto positivo en nuestra salud. Esto se puede conseguir utilizando purificadores de aire de alto rendimiento, siempre que podamos asegurar que están en funcionamiento continuamente, ya que la calidad del aire es extremadamente inestable.
  • ¿Por qué se necesita un purificador de aire?

    Inhalamos 20.000 litros de aire cada día. El aire está lleno de partículas provenientes de diferentes ambientes. La mayoría de estas partículas son tan pequeñas son capaces de introducirse en nuestro flujo sanguíneo.

    Un purificador de aire es útil en muchos ámbitos de nuestra sociedad: desde hogares o oficinas, hasta hospitales, laboratorios y fábricas. Todos los sectores tienen algo en común: la necesidad de mejorar la calidad de aire interior (en algunos casos, incluso esterilizarlo). LightAir responderá puntualmente a las necesidades del mercado de purificación de aire. A continuación se encuentra una completa explicación de por qué el aire está contaminado, el efecto que ello tiene en nuestra salud y qué podemos hacer para mejorarlo. 

    Estas son las cuatro razones principales por las que se necesita un purificador de aire:

    • La calidad del aire interior es peor que la del exterior, incluso en las ciudades más industrializadas, y pasamos el 90% de nuestro tiempo en interiores.
    • El aire contaminado es dañino para su salud y puede causar síntomas como asma, alergias, enfermedades cardiovasculares, fatigas, náuseas, dolores de cabeza y enfermedades respiratorias, entre otros.
    • El aire interior carece de iones negativos, que son las vitaminas naturales del aire.
    • El aire contaminado le cuesta a usted y a la sociedad salud, tiempo y dinero.
  • ¿Qué es lo que contamina el aire interior?

    El aire exterior:
    a través del sistema de ventilación introduce en los hogares o instalaciones gases de escape, contaminación industrial, moho, alérgenos, polen, radón, pesticidas, micro y nanopartículas, etc.

    Los materiales de construcción: pueden secretargases venenosos (radón), materias primas, los aislamientos con asbesto, las alfombras mojadas o húmedas, los muebles, etc. Además, pueden acumular partículas, bacterias, virus, moho, etc. Éstos son algunos de los efectos que se agrupan bajo la denominación “Síndrome del Edificio Enfermo” (SEE). Otros elementos contaminadores son los productos utilizados para calefacción y refrigeración centrales, y los dispositivos de humidificación.

    El ser humano: deja restos de piel, cabello, fibras y polvo de la ropa, suciedad de los zapatos, etc. Además, contaminamos al fumar o cocinar, al hacer hogueras, con los animales domésticos, los productos de limpieza y mantenimiento del hogar, con el cuidado personal y con nuestras aficiones.

    Iones de oxígeno: las actividades humanas y la contaminación producen iones positivos, lo cual provoca un desequilibrio anómalo de iones, lo que se ha probado a su vez que causa problemas de salud.
  • ¿Por qué es más dañino el aire interior que el exterior?

    La mayoría de los edificios construidos en los últimos 60 años disponen de sistemas de ventilación totalmente integrados (entrada y salida de aire mecánica), necesaria debido al tamaño de los edificios y a los materiales de construcción cada vez más aislantes y herméticos. Todos estos edificios funcionan como una gran aspiradora en cuyo filtro, es decir, en el interior, pasamos la mayoría de nuestro tiempo: una situación absurda, pero por desgracia real. El ambiente de los interiores es un entorno favorable para la proliferación de bacterias, hongos y virus.

    La calidad del aire interior es unas 4 o 5 veces peor que la exterior, ya que la mayoría de sistemas de ventilación no pueden lidiar con la gran cantidad de micropartículas; de hecho, los sistemas a menudo funcionan de manera defectuosa por estas causas:

    • Aislamiento completo (especialmente en países con cambios climáticos), con reducción de ventilación natural.
    • Los conductos de los sistemas de ventilación han resultado estar sucios en su interior, impidiendo la circulación del aire y el equilibrio.
    • Sólo una fracción de las partículas del aire se quedan atrapadas en los sistemas de filtración de aire; la mayoría entran directamente al edificio.
    • El sistema de extracción de aire es incapaz de extraer las partículas porque algunas son demasiado grandes.
    • La entrada de aire de alimentación está mal ubicada, por ejemplo, cerca de humos de coches, restaurantes, fábricas, etc.
    • La salida de gases está cerca de la entrada de aire, lo que significa que se vuelve a introducir el aire que acaba de salir.
    • Al apagar temporalmente el sistema de ventilación, por ejemplo, por las noches para reducir gastos, se expone a los filtros y al sistema de ventilación a la evaporación, creándose así un medio perfecto para la proliferación de hongos, bacterias, virus y mohos. Estos microbios son empujados por la mañana dentro del edificio en cuanto se pone en marcha el sistema de ventilación.
    • El filtro de aire no se cambia con la suficiente frecuencia, lo que lo convierte en un medio perfecto para los microbios, que son impulsados constantemente en el edificio.
    • Se ha comprobado que las salidas de gases mecánicas provocan presión, lo que hace que el aire contaminado entre por grietas naturales y agujeros del suelo o del aislamiento.
    • Aunque existen normativas y regulaciones en casi todas partes para asegurar un mínimo de aire fresco, éstas generalmente no se cumplen.
  • ¿Por qué es importante el equilibrio de iones?

    En un ambiente saludable, aproximadamente dos tercios de los iones deben ser negativos. Tanto los seres humanos como nuestro entorno generamos iones positivos, y provocamos así una desproporción anómala de iones. En una catarata, por ejemplo, circulan alrededor de 50.000 iones negativos por cm3, y en una oficina unos 20 negativos por cm3. El sentido común nos dice que el entorno de una catarata es más sano que el de una oficina.

    El equilibrio de iones también está relacionado con el número de partículas que se encuentran en el aire, incluyendo bacterias, virus, alérgenos, etc. Dado que las partículas están cargadas por lo general positivamente, los iones negativos funcionan como limpiadores naturales del aire adhiriéndose a las partículas positivas. Éstas después se agruparán, se harán más pesadas y se desprenderán del aire o se verán atraídas por otros espacios de carga positiva.
  • Consecuencias del aire interior contaminado:

    Problemas de salud:

    Tras haber realizado estudios con personas expuestas al “Síndrome del Edificio Enfermo” (SEE) u otros entornos contaminados, ha quedado claro que dicho entorno contaminado es el causante de los siguientes síntomas:
    • Alergia
    • Asma
    • Irritación de ojos y garganta
    • Enfermedades cardiovasculares
    • Enfermedades respiratorias
    • Fatigas, problemas de concentración, dolores de cabeza, irritabilidad, depresión
    • Ataques de virus y bacterias
    Las consecuencias de estos síntomas son enfermedades de larga duración y absentismo escolar y laboral, así como un enorme coste para la sociedad (el coste aproximado simplemente por el asma se estima entre 4.000 y 6.000 millones de coronas suecas al año). Existe un problema grave en el sector hospitalario cuando se pierde la batalla una y otra vez contra bacterias resistentes y virus infecciosos.

    Problemas industriales:
    Muchos procedimientos industriales tienen problemas con las partículas del aire. Se trata directamente de problemas de funcionamiento que generan problemas de producción y de calidad, de pérdida de almacenamiento en la industria hospitalaria, alimentaria, farmacéutica, papelera, fotográfica y muchas otras industrias de proceso.
  • ¿Cómo puedo mejorar la calidad de mi aire interior?

    Mejorar la calidad de mi aire interior


    Por desgracia, no es tan simple como abrir la ventana y dejar que entre “aire fresco”, y menos si usted vive en una gran ciudad.

    El aire exterior de las ciudades es peligroso y debería pasar por el sistema de ventilación antes de entrar.

    Un buen consejo para solucionar problemas de calidad del aire en apartamentos, hogares y oficinas, es emprender acciones para eliminar o controlar las fuentes de polución, ampliando y manteniendo sistemas de ventilación e instalando dispositivos de purificación de aire.

Ionizador de aire 

purificadores de aire para alergias y asma

PURIFICAR-EL-AIRE

tienda-online-purificadores-aire

ÚLTIMAS NOTICIAS

Mantente informado de las últimas noticias y novedades.

VER ÚLTIMAS NOTICIAS

¿Tienes dudas?

Teléfono: 933 732 506
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.


LIFEAIR España
Edificio Conata I
Carrer Fructós Gelabert 2-4
08970 Sant Joan Despí 

Te asesoramos en su funcionamiento, tipos, usos y comparativa de marcas, modelos,características.